sábado, 16 de mayo de 2009

Quién es el alfarero?

Cuando pensamos en algo sólido, fuerte, creo que la mayoría de las personas imaginaría una gran roca, una gran barra de hierro o una alta y sólida columna estilo griega, de las que hasta el día de hoy permanecen en pie.

Y a medida que vamos creciendo de alguna u otra manera nuestra vida se va fortaleciendo, a veces producto de grandes pruebas, o de grandes bendiciones, pero sin duda que nos hacemos más fuertes.
Dios permite que crezcamos, él bendice nuestras vidas en todas las áreas que necesitamos para vivir felices, el motivo, simplemente...

¡Por su infinito amor!

Porque NADIE en este mundo podría decir que Dios le debe algo o que simplemente "merece" alguna bendición de su parte, por más "buenos" que seamos, por más "santos" que nos creamos, no hay ninguna obligación de que él tienda su mano hacia nosotros como pago de nuestro actuar.
El apóstol Pablo se preguntaba:
"¿Quién ha sido su consejero?
¿Quien le ha dado primero a Dios para que luego Dios le pague?"
Romanos 11:33 al 36

¡¡¡¡Ese ese es el punto de partida para buscar y para vivir tomado de Dios!

El que tu o yo no creámos en él, no es más ofensivo que creyendo en él...
No vivamos como él nos ha mostrado.
No confiemos en él.
No lo busquemos como él quiere.
No lo amemos como él nos amó, nos ama y nos amará.
y por mi propia experiencia...
Que no dejemos que él tome nuestra vida y que él haga su voluntad en nosotros.


Y cuando hemos visto su misericordia y su amor hacia nosotros, nuestra responsabilidad es doble!!
Jesús le dijo a sus discípulos:

"Porque a quien se le ha dado mucho, mucho se le demandará"
Lucas 12:48

Ser bendecido por Dios no solo nos debe alegrar, sino que también "preocupar" ya que él tendrá mayor motivo para demandarnos y exigirnos.

Cuando nos sentimos fuertes, sólidos, seguros...
corremos el riesgo de creernos sabios, independientes, autosuficientes y sin darnos cuenta...
podemos darle la espalda a Dios...
e incluso podemos pensar o decirle: "esto yo lo he edificado"


...porque ni siquiera podemos ver
que hasta el más pequeño
grano de arena de nuestra vida...


¡¡Ha sido puesto por el mismo Dios,
y nosotros apenas hemos sido
un barro en sus manos!!


¿Que pasa si tu o yo le damos la espalda a Dios?
¿Que ocurriría si viéndonos bendecidos, sólidos, fuertes...
llegamos a pensar que solos podemos hacer mejor las cosas?
Dios tiene toda la autoridad, el poder, el derecho y si nosotros mismos le hemos entregado nuestra vida, el deber de...

¡DERRIBARNOS COMPLETAMENTE...!


Y es ahí cuando el pone su mano sobre nosotros y con tan solo un soplo de su boca derriba todos nuestros argumentos,
nuestro orgullo,
nuestra autosuficiencia,
nuestra autoreferencia,
nuestra independencia de él.

Quitándonos incluso, lo que él mismo nos dió...
"tus" propiedades,
"tu" familia,
"tu" salud,
a quienes amas...
y hasta "tu propia vida."

Cuando te sientes derribado, indefenso, Dios muestra su amor en toda su expresión, en toda su fuerza, en toda su plenitud!!!
"Porque el Señor a quien ama disciplina"
Hebreos 12:6

Y el barro... comienza a ser un vaso en las manos del alfarero...

Empiezas a sentir que él transforma tus pensamientos, tu actuar, tu forma de ver muchas cosas.

Sin duda que él sigue respetando tu escencia, la que se refleja en tu sonrisa, en tu mirar, tu actuar. Ese cambio no significa que pasas a ser otra persona!!! No, lo que pasa es que "lo interior de la persona" va siendo moldeado por Dios.

Abres tus ojos y notas que lo que tu construiste, lo que planificaste, ideaste, proyectaste Dios lo quiere hacer de otra forma!!!!

Tal vez con los mismo materiales, con las mismas manos, con las mismas personas, con el mismo amor, solo que COMO ÉL QUIERE!!!!

Descubres que la confianza que "tenías" en Dios no era ni la sombra de la dependencia y fe que él quiere que le tengas!!!

Muchas veces pensé... "Yo no puedo irme de mi ciudad porque acá hay más fuentes de trabajo" y ahora me pregunto... ¿donde estaba mi fe? Y puedo ver que si voy tomado de la mano de Dios, donde sea que esté él abrirá puertas para bendecir el fruto de mis manos.

Cuantas veces hemos sido tajantes, cuadrados, firmes en decir:
"No, yo no quiero esto nunca más" o "esto se acabó"
Siendo que ni siquiera hemos cerrado nuestros ojos y le hemos dicho:
"Señor, haz su voluntad no la mía..."
"Dios mío, toma mi vida, mi corazón,
todo mi ser y haz tu en mi como tu quieras"


Ahí levantas tu mirada como un niño que busca la protección de su padre y puedes alzar tu voz diciendo:
"Te amo mi Señor, fortaleza mía,
mi Señor roca mía y castillo mío.
Mi libertador, Dios mío, en tí confiare...
Mi escudo y la fuerza de mi salvación,
mi alto refugio, invocaré a mi Señor,
porque sólo tu eres digno de ser alabado."






Cuando más débiles estamos, cuando has sido quebrantado por Dios y sientes que ni siquiera puedes levantar tu rostro ante él... Es cuando su mirada está sobre nosotros y su mano... en nosotros.

Nunca dejemos de confiar y de entregarle nuestra vida al Señor, cuando más tristeza sintamos y más dudas tengamos, entreguemosle nuestras cargas a él.



Moisés escribió:
"Él es la roca, sus obras son perfectas,
y todos sus caminos son justos.
Un Dios fiel que no se equivoca, bueno y justo es él"

En él hay una base segura en la que podemos depender, podemos confiar en la fidelidad de Jesucristo, quien es el mismo ayer, hoy y por los siglos.
"Cerca está el Señor de todos los que le invocan,
a todos los que de verdad le buscan.
Cumplirá el deseo de los que le aman,
Y oirá la oración de ellos y les responderá
El Señor cuidará a todos los que me aman"
Salmo 145

Te invito a que humildemente cierres tus ojos y escuches esta hermosa canción:




"Tus ojos revelan que yo nada puedo esconder
que no soy nada sin ti, Oh fiel Señor.

Todo lo sabes de mí cuando miras el corazón,
todo lo puedes ver muy dentro de mí.

Lleva mi vida a una sola verdad,
que cuando me miras nada puedo ocultar.

Se que es tu fidelidad que lleva mi vida más allá
de lo que puedo imaginar.
Se que no puedo negar que tu mirada puesta en mi
me llena de tu Paz."
"Gracias Señor porque has tomado mi corazón.
y de ser el protagonista me has hecho el espectador
de ser el Constructor, me has hecho la obra de tus manos."
Nazareo Jah-Nisi

3 comentarios:

  1. El alfarero, es interesante que para formar algo nuevo hay que quebrar lo viejo... ufff eso duele pero trae grandes cambios en nuestra vida que nos hacen tener una vida limpia y de libre conciencia..

    saludos
    Ivonne

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus hermosas palabras.
    La canción realmente linda, al escucharla, cerré mis ojos y oré a Dios, fue un lindo momento.

    gracias.

    Mar-C

    ResponderEliminar
  3. Sin duda que él sigue respetando tu escencia, la que se refleja en tu sonrisa, en tu mirar, tu actuar. Ese cambio no significa que pasas a ser otra persona!!! No, lo que pasa es que "lo interior de la persona" va siendo moldeado por Dios.

    Abres tus ojos y notas que lo que tu construiste, lo que planificaste, ideaste, proyectaste Dios lo quiere hacer de otra forma!!!!

    Tal vez con los mismo materiales, con las mismas manos, con las mismas personas, con el mismo amor, solo que COMO ÉL QUIERE!!!!

    Descubres que la confianza que "tenías" en Dios no era ni la sombra de la dependencia y fe que él quiere que le tengas!!!

    De todo lo leido esto me encanto,de verdad que es asi tal cua si queremos recibir vino nuevo los odres viejos tienes q ser quebrados,eso lo dijo el señor ,es muy util lo q publicas ,que DIOS te siga bendiciendo en todo.

    ResponderEliminar